+

Yoga mamá y bebé: una experiencia para vivir con estilo

El yoga posparto es una actividad perfecta para recuperar la serenidad, el equilibrio y la forma física. Practicar junto con el bebé estimula la unión, haciendo que la experiencia sea aún más mágica. En ese artículo aprenderás, entre otras cosas, que es lo que necesitas para realizar una sesión de yoga junto a tu bebé.

¿Por qué hacer yoga juntos madre e hijo?

El yoga es una de las actividades más adecuadas para una nueva madre que quiere recuperar la forma y la serenidad después del parto. Y si practicas junto a tu bebé, los resultados serán aún más sorprendentes, porque el vínculo madre-hijo se afianza en un círculo virtuoso de relajación y armonía para ambos.

A menudo, el problema que tiene que afrontar una madre cuando quiere volver a practicar deportes es dejar al bebé en manos de confianza, pero las clases de yoga para bebés te permitirán evadir el obstáculo y llevar al bebé a la colchoneta contigo.

No solo se fortalecerá el vínculo o ese contacto sutil y profundo entre padres e hijos, sino que se favorecerá el desarrollo armonioso del cuerpo, la mente y el espíritu.

4 beneficios de un curso de yoga materno-infantil

  • Hacer yoga estimula la fuerza vital de todo el organismo, mientras que el trabajo centrado en la flexibilidad de la columna vertebral y el entrenamiento de la pared abdominal tiene el poder de fortalecer los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico. Todo en un ambiente de relajación, diversión y placer, que pronto contagiará incluso a los más pequeños.
  • Los bebés (0-12 meses) que siguen a su madre en la colchoneta se verán involucrados en una serie de movimientos pasivos, útiles para aumentar la flexibilidad de las articulaciones, especialmente las caderas, y fortalecer el tono de la columna. De esta manera, la conciencia del cuerpo, los límites y el espacio circundante aumenta gradualmente, mientras que al mismo tiempo mejora la coordinación y los reflejos.

  • El yoga para bebés estimula las conexiones neuronales, promueve la confianza y la independencia, y también ayuda a la digestión, incluso aliviando el dolor de los cólicos abdominales.

  • Por último, pero no menos importante, las asanas (posiciones de yoga), los ejercicios de respiración y los mantras tienen efectos mágicos sobre el sueño de jóvenes y mayores.

Si aún no lo has probado, te recomendamos que comiences esta aventura sin demora. Ya conoces los diferentes beneficios que trae practicar el yoga junto a tu bebé, por lo que no tienes razón para, por lo menos, probar una clase.

Si decides probar las sesiones de yoga para madres e hijos, debes saber que existen un cierto “equipamiento” o una lista de cosas que debes llevar para que la clase se desarrolle de manera óptima. En la bolsa de yoga de una madre puede faltar:

  • Una estera
  • Una funda blanda
  • Ropa cómoda
  • Todo lo que necesitas para el cambio
  • Un termo con tu infusión favorita para tomar entre una posición y otra y otro para la papilla líquida del bebé para un ataque repentino de hambre o sed.
Tags: , , ,


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad