jardin-y-ninos-pequenos-1136335

¿Cómo proteger tu jardín de los niños pequeños?

El jardín es el lugar ideal para relajarse en familia. También es (y, sobre todo) el terreno favorito de los niños. Pero para poder disfrutarlo de forma segura con niños pequeños, es mejor que los padres tomen ciertas precauciones. A continuación, te explicamos cómo hacer que tu jardín sea un lugar seguro para los niños pequeños.

Divide el jardín para que sea un espacio seguro

Lo primero que debes hacer para proteger tu jardín es dividirlo. Malla de alambre, valla, PVC o paneles de madera, es importante delimitar el espacio en el que tu pequeño puede moverse y jugar con confianza. También recomendamos que no instales tabiques de hormigón o ladrillo, incluso si son pequeños. ¿Por qué? Porque además de su robustez, siguen siendo peligrosos para tu hijo en caso de caída.

Presta atención a la vegetación

Un jardín también es verde, implica tener un césped bien cortado, hermosas plantas, un huerto completo, etc… Todas estas hermosas superficies verdes aportan su belleza, pero también pueden ser una fuente de peligro para tu hijo. Por lo tanto, es importante prestarle mucha atención.

Empecemos por el suelo de tu jardín: la hierba. Para proporcionar una superficie de juego suave y cómoda, elige un césped suave en el que tu hijo pueda jugar sin problemas. Se debe evitar cualquier cosa similar a superficies duras y rugosas (hormigón, grava, etc.). Además de las razones mencionadas anteriormente para el hormigón o los ladrillos, la grava representa un riesgo adicional, ya que, al ser de tamaño pequeño, tu hijo puede tragarlo fácilmente.

El suelo es importante, pero la flora también debe ser compatible con las actividades al aire libre de tu hijo pequeño, por lo que es importante comprobar que no haya plantas peligrosas en tu jardín. Por peligrosas, pensamos en particular en plantas toxicas, con espinas o frutos pequeños. Una vez más, tu hijo puede tener la tentación de tragar una baya por curiosidad o tocar cualquier planta.

Asegura la confiabilidad de las instalaciones y juegos

Deslizarse, columpiarse… tal vez desees tener instalaciones y juegos en tu jardín para entretener a tu hijo y brindarle horas de diversión y buenos momentos. Para ello, lo fundamental es comprar unas instalaciones que cumplan las normas de seguridad. Estos estándares ayudan a garantizarte que estás comprando equipos de calidad que durarán.

Y como nunca se puede tener demasiado cuidado, una vez realizada la instalación, no dudes en comprobar periódicamente que los cimientos sean sólidos. Por ejemplo, es aconsejable comprobarlo después de un fuerte aguacero. De hecho, una fuerte acumulación de agua puede debilitar la base de estos desarrollos ya que la tierra se encuentra saturada de agua.

Mantén tus herramientas y productos de jardinería alejados

El mantenimiento de un jardín requiere estar equipado con herramientas. Cortadora de césped, podadora, rastrillo, son una serie de dispositivos afilados o peligrosos que pueden presentar riesgos para un niño pequeño. Así que asegúrate de que ninguno de estos objetos permanezca en tu jardín. Después de utilizarlos, guárdalos lejos del área dividida. Lo mejor es guardarlos directamente en un cobertizo de jardín, lejos de la curiosidad un niño.

Los productos de jardinería pueden ser peligrosos para los niños. Fertilizantes, pesticidas… todos estos productos son químicos y deben almacenarse fuera del alcance de los niños. Además, ten cuidado con las mangueras de jardín que pueden colgar por el jardín. En caso de una alta temperatura, el agua contenida en su interior puede calentarse y herir a tu hijo, sin olvidar el riesgo de enredarse o caerse si tropieza con ella. Después de cada uso, al igual que con tus herramientas, enróllala y guárdala dentro del garaje o en el cobertizo de tu jardín.

Deja un comentario