cerebro-bebe-3880500

Cómo está estructurado el cerebro del bebé

El cerebro del bebé, no es un disco duro vacío que se encuentra en la disposición de alojar el conocimiento universal; sin embargo, está comprobado que posee un potencial alto para el aprendizaje y mientras se incentive tendrá un mejor rendimiento. Es necesario aclarar, que así estimulemos al máximo el cerebro del niño, no quiere decir que será un superdotado.

Cada niño al nacer trae arraigada una dotación cognitiva debido a la genética, y la otra que se va desarrollando mediante el estímulo del proceso de desarrollo. El neurólogo Carlos Casas señala que: “no olvidemos que el potencial que hay es el que va a salir, no se puede modificar” el mismo está advirtiendo que por más que el cerebro del bebé sea estimulado no lograremos crear una mente superdotada. “y quién tenga una capacidad cognitiva la puede mejorar, pero no más” agrega.

Si al comparar dos bebés que tengan igual carga genética, así como también dotada en la parte cognitiva, pero uno experimenta el mejor desarrollo más que el otro, entonces será quién tendrá más estimulo. De ahí, el papel importante que juegan los programa de la incentivación precoz o también conocida estimulación temprana, sobre todo para los que presentan problemas de psicomotricidad, del habla entre otros.

¿Cómo está estructurado el cerebro del bebé?

El cerebro empieza a formarse una vez que se hace embrión; por tal razón las mujeres embarazadas deben tener buenos hábitos alimenticios, y evitar la ingesta de cualquier bebida que contenga alcohol u otra sustancia tóxica; esto se debe a que las bebidas así contengan un mínimo nivel de alcohol, afecta el cerebro, lo cual origina fenopatía que como resultados, se producen alteraciones en su funcionamientos y retrasos mentales.

La estructura visual del cerebro de un recién nacido, es semejante a la que tendrá por el resto de la vida, sin embargo, su formación se encuentra en una fase inicial la cual se desarrollará en los primeros tres años. El especialista en neurología el Dr. Casas expresa que: “durante el proceso de los primeros meses de vida, el cerebro del bebé va experimentando actividades constantes de manera metabólica y estructural.

Es significativo en esta etapa la formación de mielina, cuya sustancia se encarga de identificar y distribuir las funciones del desarrollo del cerebro, la cual tiene su punto culminante aproximadamente al cumplir 3 años de vida. Otras sustancias proteicas, también tienen su desarrollo que se derivan de los aminoácidos esenciales que determinan un buen desarrollo cerebral, tal es el caso de los neurotransmisores, los cuales se conectan mediante la prolongación de las neuronas. Es por eso que los primeros tres años de vida suelen ser los más importantes para el niño en cuanto el ambiente estimulante, la atención, el cariño, el contacto físico lo cual marcaran su evolución de madurez.

El desarrollo psicomotriz sensorial y de lenguaje

El cerebro envía mensajes que estimulan el desarrollo psicomotor del niño por lo que se basa en tres cimientos: el desarrollo sensorial, el lenguaje y la psicomotricidad. Los bebés normalmente inician sus primeros pasos aproximadamente al primer año de edad, a los nueve meses los precoces y a los dieciséis meses los que son tardíos. El Dr. Casas determina, que en caso de existir una variación no se deben preocupar, porque al existir un pequeño retraso en la motricidad, no afecta la intelectualidad del bebé.

En los primeros meses, los bebés inician su primer lenguaje extraverbal el cual se efectúa con su madre mediante la mirada, luego vienen sonrisas, gestos y los señalamientos antes de emitir sus primeras palabras, este es el primer indicativo del desarrollo del lenguaje receptivo. El Dr. Casas expresa que; “primero el niño entiende la palabra luego la identifica con los objetos, para luego iniciar la pronunciación y empezar la construcción de frases, la idea es saber lo que hablan, no se trata solo de repetir las palabras”.

Otra manera de comunicación es el llanto, el neurólogo específico que, existe un llanto que significa que hay necesidad como en el caso de hambre o sueño. Y está el otro que se relaciona con el llamar la atención del adulto, esta última, se debe ir corrigiendo para que el bebé la vaya regulando en vista de resolverse todas las necesidades.

Posterior al nacimiento, el bebé dispone de capacidades sensoriales, de allí se va complementando la evolución sensorial en cuanto a las áreas del lenguaje y de socialización. En los primeros seis meses de vida, este desarrollo sensorial avanza rápidamente, por lo que la evolución más notable es en el oído y la vista, sin embargo, fisiológicamente no adquiere perfección y madurez hasta los ocho años; esto se debe al proceso de mielinización del cerebro.

El sueño

Mediante el sueño se va desarrollando el cerebro del bebé, el cual ya viene con sus ritmos de sueños desde el útero de la madre. El Dr. Casas comenta que es fundamental que el bebé duerma porque va reponiendo las energías del metabolismo cerebral, lo que va favoreciendo la mielinización.

Por otro lado, tenemos las ensoñaciones que se manifiestan a partir del primer año, consiste en que el niño empieza a tener sueños con lo que ha experimentado durante el día lo que puede ser incomodo al transcurrir el tiempo ya que puede sufrir terrores nocturnos.

Se puede influir en el proceso del desarrollo cerebral del bebé  mediante estimulación, cariño y atención. La evolución de la ciencia referente a los estudios sobre el cerebro, fortalece la idea de que las conexiones neurológicas y el desarrollo van al ritmo de la estimulación que reciba. La educación, es imprescindible en la edad de oro, la cual engloba desde el nacimiento hasta los ocho años, sin embargo, los años más importantes son los primeros tres, ya que es donde el niño absorbe con más rapidez todo lo que se le enseña.

¿Cuáles son las funciones del cerebro de nuestro bebé?

La función del cerebro se desarrolla mediante los hemisferios de los que está compuesto el cerebro entre ellos especificaremos los desempeños de cada uno:

  • El hemisferio derecho: es el que consta de la memoria del lenguaje, expresa emociones, pensamiento globalizado, trabaja con imágenes, explica visualmente, entiende intuitivamente, improvisa.
  • Hemisferio izquierdo: consiste en el  pensamiento procesual, controla las emociones, memoria de lenguaje, analiza, razonamiento lógico, organiza, las actividades son estructuradas.

La comunicación entre ambos hemisferios es constante, en algunas regiones del cerebro se encuentra una estructura especializada, de una manera lateralizada y que al transmitirse la información de los hemisferios de forma global dificulta la percepción de esta lateralización en función a la cotidianidad.

Por un lado tenemos, que el hemisferio izquierdo es consciente ya que efectúa el funcionamiento referente al pensamiento analítico, atomista y elemental, la información que recibe estructurada lo procesa de una manera de discurso y lógica cuyo razonamiento es matemático y verbalmente, ya que su manera de conocer las cosas es una a una; es integro en cuanto al control de la escritura, el cálculo, la aritmética y el habla.

En cuanto al hemisferio derecho, es el inconsciente. Puede desarrollar el funcionamiento de un pensamiento requerido o la visión intelectual simultanea de diversas cosas a la vez; por tal motivo, se dice que este hemisferio se dota de la intuición, lo cual le atribuye las  percepciones geométricas, estructurales a su vez hace comparaciones esquemáticos de manera metafórica y verbal. En fin, está sumergido en el desarrollo artístico.

Los niños dependiendo el sexo desarrollan el cerebro de manera distinta, ciertos estudios manifiestan que los niños pueden presentar dislexia, afasia, autismo, las funciones se localizan y existe más  eficiencia espacial, en cambio, en las niñas es menos consecuente el retraso en su lenguaje, hay más distribución en las funciones del cerebro y más eficiencia verbal, se puede encontrar menor número de zurdas.

Deja un comentario