cocina-segura-bebe-7977748

4 consejos para hacer que la cocina sea segura para tu bebé

Por encima de todo un espacio de convivencia, la cocina puede convertirse rápidamente en un lugar peligroso si el bebé lo convierte en su patio de recreo favorito. Para evitar cualquier accidente doméstico, es fundamental adoptar las medidas necesarias. Sigue nuestros cuatro consejos para que la cocina sea segura para tu bebé.

Almacena con cuidado

Tan pronto como el bebé se haga cargo de la cocina, la primera regla para asegurar las instalaciones es revisar su almacenamiento. Los cuchillos y objetos afilados deben mantenerse fuera del alcance de tu hijo, así como los platos, vasos o productos de limpieza frágiles. Tienes dos opciones: colocar estos artículos en un lugar alto o guardarlos en armarios cerrados.

Los sistemas anti-apertura o cerraduras de las puertas de la cocina están especialmente diseñados para este propósito. Los dispositivos de seguridad para los cajones de la cocina también evitan que tu hijo se atasque o los dedos puedan pillarse con los asientos del interior.

Además, ten cuidado de no dejar tus bolsas de plástico tiradas para evitar cualquier riesgo de asfixia. La basura también debe merecer una vigilancia especial, ya que suele estar a la altura del bebé, despierta su curiosidad y tu hijo no dudará en aventurarse allí.

Adopta medidas anti-quemaduras

Entre el horno, los fogones o incluso el agua caliente para los platos, el riesgo de quemaduras es uno de los grandes peligros en la cocina. Varios consejos pueden ayudarte a prevenirlos:

  • Cuando cocines, siempre gira las colas de tus ollas y sartenes hacia adentro, para que tu hijo no las pueda agarrar o volcar. Después de su uso, coloca los utensilios en el fregadero y sumérgelos en agua fría.
  • Utiliza un horno cuya puerta se mantenga fría durante la cocción o equípalo con una rejilla protectora. Si es posible, colócalo en lo alto.
  • Si deseas maximizar la seguridad en tu cocina, puede ser una buena idea equiparla con un grifo limitador de temperatura, disponible hoy a precios razonables.

Configura un rincón exclusivo para tu bebé

Al bebé le encanta imitar las acciones de los adultos. Para darle la oportunidad de soñar con ser cocinero con total seguridad, ¿por qué no instalar un rincón especialmente reservado para tu hijo? Hay una multitud de juguetes posibles: desde vajillas irrompibles hasta frutas y verduras de madera para cortar, pasando por pequeñas cocinas reales equipadas con horno y fogones ficticios.

Este truco permite no negar el acceso a la cocina a tu hijo y convertirla en un verdadero espacio vital. El bebé tendrá así sus propios utensilios, lejos de peligros y sin estorbarte mientras cocinas.

Prevenir el riesgo de choques

Asegurar la cocina de tu bebé también pasa por prevenir los golpes, en especial mediante el uso de protectores de esquina en tus mesas y muebles, que son fáciles de instalar gracias a su sistema adhesivo. De hecho, las reglas de seguridad que se aplican al resto de la casa también se aplican a la cocina.

El suelo también es importante. Idealmente, para tu cocina, es mejor elegir baldosas con propiedades antideslizantes o suelos vinílicos, por ejemplo. Si tienes enchufes cerca del piso, no olvides utilizar tapas de enchufes.

Por último, no dejes ni un paso a disposición del bebé y evita las alfombras, sobre las que tu pequeño puede resbalar o tropezar. No obstante, cabe recordar que la mejor seguridad para el bebé es la presencia de un adulto siempre cerca de él, y esto es un consejo que debe seguirse en todos los espacios de la casa.

Deja un comentario